Todo lo que necesitas saber sobre una buena alimentación en el embarazo

Durante esta etapa de la vida, nuestro bebé se nutre a través del cordón umbilical. Por ello, la alimentación de una madre afecta de manera directa a su evolución, desarrollo y crecimiento. Por tal motivo, una alimentación saludable será clave en el proceso, pero… ¿Qué debemos tener realmente en cuenta?

  • Evita comer pescados grandes y longevos (Pez espada, tiburón y atún rojo) ya que la grasa de estos animales acumula mayor cantidad de metales pesados como el mercurio. El mercurio que contienen puede atravesar la barrera hemato-encefálica y la placenta, pudiendo provocar alteraciones en el sistema nervioso central y en el desarrollo cognitivo del feto.
  • Con el fin de satisfacer las necesidades nutricionales de la madre y del bebé, se debe consumir más cantidad de comida durante la segunda mitad del embarazo, pero ojo ¡no hay que comer por dos!
  • El consumo de alimentos de origen animal crudos o cocinados a baja temperatura (inferior a 71ºC) supone un riesgo de infección, ya que pueden estar contaminados por bacterias o parásitos que llegan a través de la placenta al feto, lo que puede llegar a provocar aborto espontáneo, parto prematuro e incluso fallecimiento. Algunos ejemplos son: carnes y pescados crudos o poco cocinados (como el sushi), huevo sin pasteurizar, leche fresca y derivados.
  • Aunque existe controversia entre si el consumo de cafeína durante el embarazo es seguro o no, por su posible influencia en la aparición de abortos espontáneos, mal desarrollo neural y bajo peso al nacer, se recomienda no sobrepasar los 2 cafés diarios. Recuerda que el cacao, el té y muchos refrescos también aportan cafeína, con lo que será importante moderar su consumo.
  • En general, aumentan los requerimientos de micronutrientes, de entre los que destacamos los siguientes: calcio (presente en lácteos, legumbres, semillas…), Hierro (presente en el huevo, carnes magras y de ave, legumbres…), yodo (presente en la sal yodada, en algas, en pescados…), ácido fólico (presente verduras de hoja verde oscura, hígado, fruta, cereales integrales…) y vitamina C (presente en frutas y verduras) por su efecto en la mejora de la absorción de hierro.
  • Es importante la suplementación de ácido fólico. De hecho, se recomienda desde antes de la concepción para asegurar el correcto desarrollo del feto.
  • Además, todo lo que resulta perjudicial para la población en general, tendrá un impacto negativo aún mayor durante el embarazo. Por ello, lo mejor es eliminar o reducir AL MAXIMO el tabaco y el alcohol.

Adaptar estas pautas nutricionales puede parecer más difícil de lo que parece. Por esta razón, lo ideal es que se asesore con un profesional del campo de la nutrición.

Desde PRONACERA, como especialistas en reproducción humana, nos preocupamos por dar visibilidad al gran papel que la alimentación tiene en esta importante etapa de la vida ¡Cuídala!

Marta Aguilar Díaz | Dietista-Nutricionista

REFERENCIA: https://www.fertstert.org/article/S0015-0282(18)30615-0/fulltext