Introducción
La fibromialgia (FM) es una patología caracterizada por un procesamiento anormal del dolor que conduce a un dolor crónico generalizado. Los síntomas asociados incluyen trastorno del sueño y la salud mental, depresión e inflamación. La prevalencia mundial de FM varía del 1 al 5% de la población general, siendo más común en mujeres. De hecho, la FM representa un importante problema social y de salud, debido a la mala calidad de vida de los pacientes y el alto coste médico.

Actualmente, el diagnóstico es complejo debido a que sigue siendo motivo de debate la etiopatogenia de la enfermedad, la influencia de las comorbilidades asociadas y los criterios de clasificación. Uno de los mecanismos que se propone en la fisiopatología de la FM es la sensibilización central, en la que los nociceptores y las neuronas parecen sufrir alteraciones y sensibilizarse en individuos vulnerables. A su vez, se ha demostrado que la vulnerabilidad al dolor está influenciada por factores genéticos y ambientales que pueden reflejar diferencias en los mecanismos centrales del dolor.
Así, se han estudiado polimorfismos que destacan una probable base inflamatoria del síndrome y un papel potencial de la disfunción del sistema nervioso central. Por otro lado, se ha demostrado que las influencias ambientales, tales como experiencias estresantes y traumáticas, juegan un papel importante en la FM. Hasta la fecha, los factores genéticos y ambientales identificados no han explicado completamente la etiología de la FM, pero existen estudios que sugieren un papel regulador de la epigenética en la influencia de los mecanismos neurobiológicos de la generación de dolor crónico. Entre los cambios epigenéticos, la metilación del ADN en las llamadas islas CpG altera la expresión génica en respuesta a estímulos transitorios. De hecho, se han encontrado sitios metilados ubicados en genes relacionados significativamente con la diferenciación neuronal, el desarrollo y la compactación de la cromatina.
En este contexto, el presente estudio pretende estudiar los cambios en la metilación del ADN que podrían afectar los genes relacionados con el desarrollo de la FM y sus principales síntomas comparando mujeres con FM con sus hermanas sanas.

Pacientes y métodos
Para este estudio se seleccionó un subconjunto de 16 participantes (8 mujeres con FM y sus respectivas hermanas sanas). Las pacientes con FM fueron reclutadas entre pacientes evaluadas por un profesional especialista en reumatología y diagnosticadas utilizando los criterios del American College of Rheumatology del 2010. A las pacientes se les evaluó con los siguientes cuestionarios: Cuestionario de Impacto de Fibromialgia (FIQ), Escalas visuales analógicas (VAS), Inventario de calidad del sueño de Pittsburgh (PSQI) e Inventario de depresión de Beck (BDI). Los criterios de exclusión fueron la presencia de otras enfermedades de dolor crónico u otros trastornos que pudieran explicar los principales síntomas de la FM. Para las controles sanas, el requisito fue no padecer problemas de dolor agudo o crónico ni trastornos mentales.
La extracción de sangre periférica se realizó mediante punción venosa y los leucocitos se separaron mediante protocolo de lavado, por centrifugación a 2800 rpm durante 10 min a 4 ° C. Posteriormente, la fase de glóbulos blancos se recogió y se mezcló con el buffer de lisis celular, para finalmente purificar el ADN mediante un kit de extracción por columnas.

El análisis de la metilación del ADN dirigido se llevó a cabo a través del sistema de enriquecimiento de Illumina SureSelectXT, basado en la conversión de bisulfito. Los datos bioinformáticos se procesaron a través del alineamiento de las secuencias tratadas con bisulfito con el genoma de referencia humano utilizando el software BS-Seeker2. Finalmente, el análisis estadístico para la detección de regiones diferencialmente metiladas se realizó utilizando el software Metilene.

Resultados
Se seleccionaron un total de 112 regiones genómicas pertenecientes a genes con asociación previa a FM, dolor crónico, depresión, inflamación y trastornos del sueño, centrándose tanto en citosinas individuales (DMC) como en regiones completas diferencialmente metiladas (DMR). También se incluyeron las regiones relacionadas con la regulación de la cromatina y los genes de microARN.
A nivel de región (DMR), se encontraron dos con diferencias en los niveles de metilación que, aunque eran muy ligeras, alcanzaron el nivel de significación estadística:

1. La primera se ubicó en el cromosoma 3, en la región genómica que corresponde al promotor del gen GRM2, que codifica el receptor metabólico de glutamato 2, crucial en la regulación de la neurotransmisión glutamaérgica. Este gen en concreto ya se había visto afectado en múltiples enfermedades neurológicas. La diferencia en la metilación de esta región (mayor en las pacientes de FM) mantuvo la significación estadística incluso aplicando las correspondientes correcciones para las comparaciones múltiples.
2. La segunda región, también en el cromosoma 3, se situó en el promotor del gen DRD3. Este gen codifica el receptor de la Dopamina D3. No obstante, la diferencia significativa apreciada al inicio del análisis estadístico desaparecía al aplicar la correspondiente corrección para comparaciones múltiples.

A nivel de citosinas individuales (DMC), se vieron diferencias en 23 citosinas concretas que se encontraban repartidas en 10 genes: SYT2 (Sinaptotagmina 2), GCSAML (Gen de señalización y Movilidad asociada al centro germinal), GRM2 (Receptor 2 metabotrópico del Glutamato), MAOB (Monoamina Oxidasa B), MCF2 (Oncogen MCF2), NR3C1 (Receptor nuclear de Glucocorticoides), TRPA1 (Miembro 1 de la Subfamilia A del Receptor de Cationes de Potencial Transitorio), ZNF438 (Proteína dedo de Zinc-438), IL25 (Interleuquina 25), SAMD4A (Dominio de motivo alfa estéril 4A). Curiosamente, de las 23 citosinas con metilación diferencial, 10 estaban ubicadas en el gen GRM2, reforzando la importancia de este gen y, por extensión, de la neuroseñalización glutamaérgica en la etiopatogenia de la patología.

Por último, también se analizaron los efectos de la metilación del ADN sobre el riesgo de padecer FM. Para ello, se utilizó un modelo de regresión logística para evaluar los niveles de metilación en los genes agrupados en función de su asociación con FM, depresión, sueño, inflamación, dolor crónico, trastornos psiquiátricos, regulación de cromatina y microARN. Los resultados revelaron que el nivel de metilación en las regiones relacionadas con la depresión y la inflamación se asociaron significativamente con la FM (p < 0.0001).

La visión de PRONACERA
En conjunto, los resultados evidencian la participación de la vía de señalización glutamaérgica en la FM y apoyan la idea de que una combinación de genes metilados y no metilados podría representar un factor de riesgo para la FM, más que los cambios en regiones de forma individual.

Es decir, es interesante estudiar el papel de diferentes biomoléculas y procesos biológicos en el contexto de la FM, más allá de los estudios genéticos (genotipado, transcriptómica, etc.). En Pronacera llevamos años investigando la patología desde el punto de vista multifactorial, encabezando estudios relacionados, principalmente, con la nutrición y la biología celular. De esta forma queremos identificar las causas moleculares de la FM y poder contribuir a la creación de un diagnóstico más certero y de un tratamiento personalizado. De hecho, acabamos de iniciar un gran estudio de tres años de duración para caracterizar las diferencias existentes a nivel del proteoma plasmático y la microbiota intestinal entre más de 200 pacientes de FM y voluntarias sanas. A través del mismo, en los próximos años seremos capaces de identificar claramente los procesos moleculares que están detrás del desarrollo de la patología, complementando así los recientes hallazgos sobre potenciales marcadores como el descrito en este trabajo. 

                                                                                                                                                                                              Elena Durán González

TITULO ORIGINAL DEL TRABAJO: DNA methylation changes in genes involved in inflammation and depression in fibromyalgia: a pilot study

REVISTA DE PROCEDENCIA: Published by De Gruyter. December 10, 2020

AUTORES: Maria Carla Gerra, Davide Carnevali, Inge Søkilde Pedersen, Claudia Donnini, Matteo Manfredini, Alberto González-Villar, Yolanda Triñanes, Marina Pidal-Miranda, Lars Arendt-Nielsen and Maria Teresa Carrillo-de-la-Peña

ENLACE AL ARTÍCULO: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34387961/ 

Rate this post