¿“Encender” y “apagar” genes para vencer al cáncer?

La epigenética es un campo emergente que supone un gran avance en la personalización de los tratamientos oncológicos, aumentando su eficacia y la supervivencia de quienes luchan día a día contra el cáncer, uno de los mayores retos de la medicina actual.

Tan sólo el año pasado más de cien mil personas fallecieron en España a causa de algún tumor, lo que supone el 27% del total de las muertes. Por ello, se están invirtiendo muchos esfuerzos en pasar de un sistema de tratamiento tradicional a una medicina oncológica personalizada y de precisión.

La EPIGENÉTICA es una disciplina que estudia la relación entre el ambiente y la expresión de los genes en cada individuo. Es decir, hace referencia al estudio de los factores que modulan la actividad del material genético pero sin alterar la secuencia de ADN.

Cáncer y genética

 

Tal y como describe Manel Esteller, director del programa `Epigenética y Biología del Cáncer´ del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, El genoma es el abecedario y el epigenoma, su acentuación. Poner un acento u otro puede cambiar el sentido de una palabra aunque la palabra sea la misma”. Esos acentos que comenta vienen determinados por el ambiente, de manera que factores como el estrés o la alimentación pueden intervenir en la expresión génica.

Un estudio con trillizos en el que participan el mencionado M. Esteller y el equipo de SINAE, puede servir de ejemplo de esta interacción genética-ambiente. En el estudio se presentan 3 hermanos, con el mismo ADN, pero cada uno con un grado de autismo diferente ¿La razón de esta importante diferencia?: todo apunta a que se debe a la epigenética.

Otro punto clave de la epigenética es su carácter dinámico y reversible. Cuando un gen se daña gravemente, el proceso es irreversible. Sin embargo, las anormalidades producidas por cambios epigenéticos pueden restablecerse. Además, hay estudios que confirman que .

La medicina personalizada está cambiando los paradigmas en oncología al aplicarse tratamientos más rápidos y precisos con enormes beneficios para el paciente. Este nuevo enfoque se basa en análisis metabólicos y en la búsqueda de biomarcadores con valor clínico.  Es aquí donde entra en juego la epigenética, presentando un gran potencial para ayudar a la biomedicina y, en concreto, a la medicina de precisión. De hecho, pese a que se trata de una disciplina muy joven, ya existen 7 fármacos epigenéticos con eficacia probada para su uso en el sistema nacional de salud.

Los tratamientos epigenéticos, que además tienen poca toxicidad para el paciente, ya han logrado frenar muchos tipos de tumores de la sangre: leucemias, linfomas y próximamente sucederá para subgrupos de tumores sólidos como los de mama, colon o pulmón afirma Esteller.

El futuro puede estar en conseguir “encender” los genes bueno y “apagar” los malos según las circunstancias de cada persona. No obstante, al margen de todos estos avances dentro del ámbito terapéutico… ¿Pensáis que con nuestras acciones del día a día estamos modulando epigenéticamente a nuestra salud? ¡Déjanos tu opinión!

Marta Aguilar Díaz