Este nuevo hallazgo ha permitido a los investigadores encontrar una cura que elimina por completo los síntomas en roedores, lo que podría ser el comienzo de la utilización de nuevos tratamientos terapéuticos para esta afección en la edad adulta.

Después de numerosos años intentando encontrar una causa genética que explicara el desarrollo del Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) sin ningún resultado destacado, un equipo dirigido por Paolo Giacobini en el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, ha descubierto que este trastorno podría estar desencadenado por una exposición excesiva de la hormona antimülleriana durante el desarrollo embrionario, es decir, antes del nacimiento.

Para ello en primer lugar, comprobaron que las mujeres embarazadas que padecen este síndrome presentan niveles, de hasta un 30% más elevados de lo normal, de hormona antimülleriana, lo que podría estar relacionado con el factor hereditario del trastorno, provocando que las hijas también lo padezcan. Partiendo de este dato, inyectaron un exceso de hormona antimülleriana en ratonas embarazadas obteniendo descendientes femeninos con síntomas característicos del síndrome de ovario poliquístico, incluido los periodos menstruales irregulares y los problemas de fertilidad.

Según los investigadores, la elevada concentración de dicha hormona durante el desarrollo embrionario provocó una sobre-estimulación de un conjunto de células cerebrales, llamadas neuronas GnRH encargadas de controlar los niveles de testosterona, con el consecuente aumento del nivel de testosterona que desencadena la afección.

Sin embargo, el equipo no solo ha encontrado la causa de este síndrome, sino que ha sido capaz de revertir el efecto del desequilibro hormonal administrando a los roedores cetrorelix, un medicamento usado normalmente en la fecundación in vitro para controlar las hormonas femeninas, consiguiendo que dejaran de presentar los síntomas característicos.

Tras estos resultados tan prometedores, se ha planificado comenzar un ensayo clínico de cetrorelix en mujeres con dicho trastorno a finales de año, lo que supondría una gran noticia para el gran número de mujeres que lo padecen (una de cada cinco mujeres en todo el mundo) y para todas aquellas afectadas que tienen problemas para quedarse embarazadas, puesto que este síndrome es la causa más común de infertilidad femenina.

 

Redactado por: Laura Romero Muñoz

Fuente: https://goo.gl/iXgKv2