Estudio multifactorial para la disbiosis vaginal y del estado inmunológico de las mucosas

En la naturaleza existen muchos microorganismos que interactúan con su entorno y con otros microorganismos para formar comunidades extremadamente complejas. En la vagina encontramos una de estas comunidades, el Microbioma Vaginal. Su composición se relaciona con el riesgo de infecciones, la fertilidad y el ciclo menstrual. Cuando hay un desequilibrio en la distribución de los microorganismos se produce la Vaginosis, que sin ser una enfermedad, es importante tener controlada. Sus causas son muy variables: estrés, trastornos hormonales, fase del ciclo menstrual, cambio de pareja sexual, anticonceptivos, duchas vaginales, desnutrición, etc. Frecuentemente, la Vaginosis no tiene manifestaciones clínicas por lo que la paciente puede sufrirla durante años sin síntomas específicos.

¿En que consiste el estudio Microbiota?

Microbiota es un nuevo test de diagnóstico para evaluar la microbiota vaginal y su relación con la sub-fertilidad.

Consiste en analizar diferentes microorganismos que forman parte del ecosistema vaginal como: Lactobacillus crispatus, Lactobacillus jensenii, Lactobacillus iners, Lactobacillus gasseri, Candida albicans, Candida glabrata, Atopobium vaginae, Gardnerella vaginalis, Trichomonas vaginalis y Enterobacterias. No solo analiza el porcentaje de Lactobacillus, sino que además identificamos y cuantificamos varias especies de ellos que pueden causar una disbiosis por Lactobacillus que desencadene en endometritis.

La prueba se realiza a través de una sola toma de hisopado vaginal no invasiva y ayuda a  detectar, de forma temprana, moléculas que se producen en consecuencia a la perdida de diversidad simbiótica de los microorganismos beneficiosos, lo que nos permiten realizar cambios alimenticios y usar suplementos naturales para combatir la progresión de enfermedades causadas por una pérdida del equilibrio de microorganismos que pueda afectar al sistema inmune.

¿Por qué la microbiota es tan importante?

Actualmente, es creciente el interés en el estudio de la microbiota humana como factor principal de la salud y la enfermedad.

Se denomina microbiota al conjunto de microorganismos que han colonizado su cuerpo y con los que cohabita:  principalmente bacterias, pero también virus, hongos, levaduras y protozoos, y se define microbioma a la genómica de todos estos microorganismos.

Su composición difiere según las superficies colonizadas:  distinguimos la microbiota cutánea, la microbiota vaginal, la microbiota endometrial, la microbiota urinaria, la microbiota respiratoria, la microbiota ORL y la microbiota intestinal.

Constituyen un beneficio para el hospedador ya que colaboran con la digestión de nutrientes, producción de vitaminas y protección frente a agentes patógenos. Cambios en la composición de la microbiota están asociados a vaginosis, vaginitis, endometritis, fallos de implantación, candidiasis recurrentes o incluso problemas autoinmunes.

¿Cuál es el beneficio de estudiar la relación multifactorial de la microbiota?

Los glóbulos blancos presentes en las mucosas son educados por la microbiota. Un desequilibrio en las comunidades de microorganismos puede ser causa de enfermedades autoinmunes (enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, psoriasis), de intolerancia a la glucosa y diabetes, entre otras.

Los síntomas tempranos de estas enfermedades pueden ser variados, lo que lleva a un gran número de casos que no son diagnosticados.

Las candidiasis recurrentes, el colon irritable, las hipovitaminosis crónicas y la fibromialgia pueden formar parte de la manifestación clínica temprana de enfermedades inflamatorias relacionadas con un desequilibrio de la microbiota.

¿Para quiénes está indicado Microbiota?

Pacientes con síntomas de intestino irritable

– Dolor abdominal, cólicos o hinchazón que suelen aliviarse de forma total o parcial al evacuar los intestinos

– Exceso de gases

– Diarrea o estreñimiento; a veces, episodios alternados de diarrea y estreñimiento

– Mucosidad en las heces

Pacientes con vaginosis o escozor frecuente

– Flujo vaginal no espeso, de color gris, blanco o verde

– Mal olor vaginal

– Picazón vaginal

– Ardor al orinar

Pacientes con fibromialgia

– Dolor generalizado

– Fatiga

– Dificultados cognitivas

Pacientes  con endometriosis

– Períodos dolorosos (dismenorrea). 

– Relaciones sexuales dolorosas. 

– Dolor durante la evacuación intestinal o la micción. 

– Sangrado excesivo. 

– Esterilidad. 

Pacientes con problemas de fertilidad

Pacientes con autoinmunidad o síndrome metabólico

Pronacera Logo LARGO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up