El incremento en la incidencia de la obesidad en la población mundial durante las últimas décadas no es un secreto.

Cada día vemos en anuncios, redes sociales y televisión los perjuicios en la salud de ésta y otras enfermedades relacionadas como la diabetes de tipo 2 o el síndrome metabólico. Sin embargo, poco se comenta sobre las alteraciones genéticas que sufren los gametos (óvulos y espermatozoides) y el embrión debido a ellas.

Uno de los principales factores epigenéticos (factores ambientales que modifican e influyen sobre nuestros genes) relacionados con la obesidad, es la nutrición. Estudios en el campo de la epigenética concluyen que bebés de padres obesos pueden heredar la predisposición a tener sobrepeso, así como la tendencia a padecer enfermedades y desórdenes metabólicos.
No solo es importante ese efecto ambiental en la genética del bebé, si no que también la calidad de los gametos se ve afectada, como se observa en casos en los que un consumo excesivo de productos grasos provoca un efecto negativo en la cantidad y la movilidad del esperma.

El sobrepeso en la mujer también supone un riesgo, ya que dificulta el embarazo debido a que el tejido adiposo tiene una función endocrina (liberadora de hormonas) que interfiere negativamente en ciertos procesos del organismo provocando una inflamación crónica que afecta a la coagulación y al sistema cardiovascular, indispensable en el útero de la mujer para el desarrollo del embrión. Es interesante saber que tampoco la delgadez acusada es aconsejable.

Recomendaciones como dejar de tomar alcohol, cafeína, dietas hiperproteicas, quesos blandos o lácteos, no solo son importantes para las parejas que busquen concebir de forma natural si no, también para aquellas parejas que se sometan a tratamientos de fertilidad, porque la dieta tiene un efecto muy importante sobre la fertilidad y el desarrollo del embrión.

La clave, por lo tanto, se encuentra en estar dentro de un peso normal y sencillamente comer sano y realizar ejercicio moderado, lo que mejorará tanto la calidad de los gametos a la hora de buscar un embarazo, como el embarazo en sí y el desarrollo del bebé.

 

Redactado por: Maripaz Jiménez

Fuente: https://goo.gl/iXgKv2