EN BÚSQUEDA DE UNA MEDICINA REPRODUCTIVA PRECISA, EFECTIVA Y PERSONALIZADA

Era un 25 de julio – pero de 1978 – cuando la reproducción asistida daba sus primeros pasos en una carrera vertiginosa por brindar soluciones en este área de vital importancia. Para ese entonces, la figura central de los tratamientos era la fertilización in vitro en ciclo natural (sin medicación para estimular los ovarios). Este fue el caso de Louise Brown, el primer bebé nacido por un tratamiento altamente experimental.

La reproducción asistida comprende un conjunto de terapias y procedimientos mediante los cuales los cuales se pretende lograr un embarazo. A pesar de la controversia de la época, hoy en día los niños nacidos por tratamientos de fertilización in vitro (FIV) siguen creciendo en el mundo, sumando diversas técnicas cada vez más evolucionadas y específicas.

En la actualidad, se estima que la infertilidad afecta a 45 millones de parejas en todo el mundo (Vanderpoel, 2010; Mascarenhas et al., 2012). Según los últimos datos recogidos en 2015 por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), se realizaron un total de 166.712 ciclos en España, situándola a la cabeza en materia de tratamientos de reproducción asistida en Europa, así como la tercera del mundo, por detrás de Japón y Estados Unidos.

A pesar de los grandes avances y mejoras en las tasas de éxito, aún existen parejas que desconocen la causa de su infertilidad (Mascarenhas et al., 2012; Gelbaya et al., 2014). Estudios recientes demuestran que numerosos casos de infertilidad se encuentran asociados a desequilibrios del sistema inmune (Beaman et al., 2012), el cual juega un papel más que relevante en el proceso reproductivo, sobre todo para la investigación de aquellos casos de alta complejidad relacionados a fallos de implantación embrionaria recurrentes y abortos repetidos (Beaman et al., 2012; León-Toirac et al., 2015; Bradzova et al., 2016).

Por todo ello – y más – desde Pronacera Therapeutics/Sinae Scientific Consulting somos muy conscientes de la importancia que radica en escuchar las necesidades del sector, mantenerse en constante movimiento, actualización y vanguardia para cada año lograr brindar lo mejor en materia de soluciones para el área de salud reproductiva, frente a una demanda y problemática creciente.

Fue así como mediados del 2018 comenzamos a implementar parte de nuestras tecnologías y tratamientos en diversos centros de reproducción en España de la mano de Inmunogénesis, con el claro objetivo de llevar a cabo un estudio integral y funcional del endometrio; tejido materno más importante durante la reproducción que recubre la capa interna del útero y logra regenerarse mes a mes, permitiendo la implantación del embrión, placentación y posterior consecución del embarazo.

Bebe_foto

Gracias al apoyo de excelentes profesionales del sector, como nuestra estimada Dra. Carmen Ochoa de CER Santander (http://cersantander.com) , responsable del primer nacimiento por FIV que se produjo en un Hospital Público Español, en 1985; hoy tenemos la enorme alegría, orgullo y satisfacción de compartir el nacimiento de Mitxo: nuestro primer bebé concebido bajo dicha tecnología. Se trata de un caso de infertilidad primaria complejo, que traía consigo años de incansable lucha en búsqueda de un embarazo. Mintxo demuestra lo que podemos lograr gracias al trabajo en conjunto entre países, especialistas altamente cualificados y empresas dedicas a I+D+i en salud reproductiva.

 

Un enorme agradecimiento también a nuestro partner Inmunogénesis (Argentina), con quien hemos comenzado juntos este enorme desafío: a través de un estudio exhaustivo, integral y funcionales del endometrio – como el test FERT&i y TiME – poseemos la capacidad de entender las causas de dicha problemática, mejorar los diagnósticos actuales y ofrecer el mejor tratamientos personalizado según los casos que atraviesan las parejas en búsqueda de este sueño tan preciado, el de traer un hijo a la vida.

#fertilidad #éxito #tratamiento #innovación #icsi #fiv #inmunología #TiME #FERT&i #aborto #implantación #endometrio #mujer #parejas #vida #sueñocumplido #familia

Leandro Emanuel Barreiro

La importancia de la menstruación y la salud reproductiva

Previo al embarazo, el endometrio sufre un aumento en su espesor y vascularización haciendo del útero un ambiente idóneo para que se produzca la implantación del embrión. Si dicha implantación no ocurre, la capa del endometrio que ha sufrido el engrosamiento se desprende y es expulsada al exterior en forma de sangrado conocido como regla o menstruación.

Mestruación

El periodo menstrual ocurre de forma cíclica cada 28-38 días en todas las mujeres que se encuentran en edad fértil, con una duración de entre 3-7 días. Desde la primera regla o menarquia, que se situaba entre los 8 y 16 años, la mujer tiene una media de 50 años de fertilidad hasta que comienzan a aparecer los primeros síntomas de la menopausia o cese de la regla.

Durante los primeros años de ciclos menstruales, estos suelen ser irregulares con duraciones, flujo y frecuencias variables para acabar estabilizándose pasados 3 años. Sin embargo, las irregularidades menstruales que se mantienen pasado dicho intervalo de tiempo, pueden ser consecuencia de problemas hormonales, endocrinológicos, enfermedades generales, etc. La diabetes no controlada, el síndrome de ovario poliquístico, endometriosis, infección uterina crónica, un exceso de actividad física o trastornos alimenticios, son algunas de las causas subyacentes más comunes que generan periodos irregulares o ausentes, sangrados prolongados y dismenorrea o dolores menstruales. Seguir leyendo “La importancia de la menstruación y la salud reproductiva”

Reprogramación de células: un paso más cerca de tratar una grave causa de infertilidad

Investigadores de la Universidad del Noroeste (EE. UU.) han conseguido por primera vez dirigir la transformación de células madre en células uterinas sanas que podrían utilizarse para tratar la endometriosis y el cáncer endometrial.

Blog pronacera endometriosisEl útero es un órgano en continuo cambio en el que cada mes las células proliferan, se diferencian, mueren y se renuevan siguiendo ciclos hormonales. En este proceso, el tejido que recubre las paredes internas del útero, o endometrio, se prepara para acoger y sustentar un embrión. Para ello actúan esencialmente dos hormonas: estrógeno y progesterona. ¿Pero qué ocurre si las células del endometrio son incapaces de detectar y responder a las señales que les dan las hormonas?

El estrógeno provoca que las células del endometrio se dividan y el grosor de la pared aumente. Posteriormente, cuando ocurre la ovulación, la progesterona es responsable de que se secreten ciertas sustancias para hacer el entorno más atractivo para el embrión. Por último, si no hay implantación, las paredes se desprenden y se inicia la menstruación. Si este proceso falla, pueden aparecer trastornos como la endometriosis. Seguir leyendo “Reprogramación de células: un paso más cerca de tratar una grave causa de infertilidad”