La importancia de la microbiota endometrial a la hora de tener un hijo

Durante muchos años se pensó en el endometrio como un órgano estéril. Sin embargo, distintos estudios realizados entre 2008 y 2015  demostraron que en el endometrio viven distintos grupos de microorganismos (principalmente bacterias y hongos), conocidos en su conjunto como microbiota endometrial.

Estos microorganismos viven en nuestro organismo y su presencia está muy ligada a nuestro estado de salud. Un número equilibrado de colonias se relaciona con un estado saludable del organismo, mientras que cuando se produce un desequilibro de estas colonias suelen aparecer distintas patologías. Esto sucede en distintos sistemas de nuestro cuerpo: en el sistema digestivo, en la mucosa vaginal, en nuestra piel, etc.

En relación a esto, se ha observado que la microbiota puede tener efectos en el desarrollo del embarazo en distintas etapas:

  • Durante la implantación del embrión en el endometrio: la microbiota puede alterar la receptividad del endometrio y condicionar si se encuentra o no preparado para que el embrión se adhiera.
  • Durante el último trimestre del embarazo: se han asociado distintas alteraciones de la microbiota endometrial con partos prematuros y con casos de abortos.

Seguir leyendo “La importancia de la microbiota endometrial a la hora de tener un hijo”

¿Sabías que las enfermedades reumáticas, como la fibromialgia, podrían tener relación directa con algunas enfermedades del tracto reproductivo femenino?

En el Congreso de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología celebrado recientemente en Austria se presentaron cuatro estudios de diferentes grupos de investigación que encontraban relación entre una de las causas más frecuentes de problemas reproductivos y fibromialgia.

La fibromialgia (FM) es una enfermedad de origen desconocido que se caracteriza por dolor crónico generalizado, de origen no articular, que el paciente localiza en el aparato locomotor. Además del dolor, otros síntomas como fatiga intensa, alteraciones del sueño, alteraciones cognitivas, adormecimiento en extremidades, trastornos digestivos, problemas genitourinarios, mareos, síntomas alérgicos, depresión, ansiedad, rigidez articular (sobre todo matutina) y cefaleas, se encuentran entre las manifestaciones clínicas más comunes.

Los pacientes con FM presentan con frecuencia una hipersensibilidad al dolor que se manifiesta por la aparición de una sensación dolorosa a la presión en múltiples sitios del aparato locomotor, puntos gatillo, que no se observa en los sujetos sanos.

Actualmente, disminuye la calidad de vida de aproximadamente el 4% de la población europea y supone un gasto económico considerable en los sistemas sanitarios europeos y la sociedad en general. Se ha estimado que la FM afecta a unos 12 millones de europeos aproximadamente (Rivera et al., 2006). Seguir leyendo “¿Sabías que las enfermedades reumáticas, como la fibromialgia, podrían tener relación directa con algunas enfermedades del tracto reproductivo femenino?”

¿Plásticos? No, por favor.

Nuestra, cada vez mayor, concienciación con el cuidado del Medio Ambiente, nos hace tener prácticas diarias como rellenar las botellas de agua y refrescos para que sigan siendo útiles y reducir los residuos que generamos. Sin embargo, este gesto puede llegar a tener graves consecuencias sobre la salud.

Embarazo y plastico

El bisfenol A (BPA) es un compuesto orgánico utilizado durante más de 50 años, para la producción de plásticos tan comunes como las botellas desechables de agua y refrescos o los biberones, cuyo uso fue prohibido a partir de un informe que presentó la FDA de Estados Unidos en 2010, en el que advertía sobre los efectos perjudiciales sobre el organismo. Este compuesto presenta un efecto tóxico que aparece en el momento en el que calentamos o congelamos comidas o bebidas en recipientes plásticos o utilizamos numerosas veces una misma botella desechable, por ejemplo. Esto es así puesto que el aumento de temperatura, del tiempo de exposición así como, la degradación por el uso de los plásticos, hace que el BPA se libere y migre hacia los alimentos. Seguir leyendo “¿Plásticos? No, por favor.”

La importancia de la menstruación y la salud reproductiva

Previo al embarazo, el endometrio sufre un aumento en su espesor y vascularización haciendo del útero un ambiente idóneo para que se produzca la implantación del embrión. Si dicha implantación no ocurre, la capa del endometrio que ha sufrido el engrosamiento se desprende y es expulsada al exterior en forma de sangrado conocido como regla o menstruación.

Mestruación

El periodo menstrual ocurre de forma cíclica cada 28-38 días en todas las mujeres que se encuentran en edad fértil, con una duración de entre 3-7 días. Desde la primera regla o menarquia, que se situaba entre los 8 y 16 años, la mujer tiene una media de 50 años de fertilidad hasta que comienzan a aparecer los primeros síntomas de la menopausia o cese de la regla.

Durante los primeros años de ciclos menstruales, estos suelen ser irregulares con duraciones, flujo y frecuencias variables para acabar estabilizándose pasados 3 años. Sin embargo, las irregularidades menstruales que se mantienen pasado dicho intervalo de tiempo, pueden ser consecuencia de problemas hormonales, endocrinológicos, enfermedades generales, etc. La diabetes no controlada, el síndrome de ovario poliquístico, endometriosis, infección uterina crónica, un exceso de actividad física o trastornos alimenticios, son algunas de las causas subyacentes más comunes que generan periodos irregulares o ausentes, sangrados prolongados y dismenorrea o dolores menstruales. Seguir leyendo “La importancia de la menstruación y la salud reproductiva”

Reprogramación de células: un paso más cerca de tratar una grave causa de infertilidad

Investigadores de la Universidad del Noroeste (EE. UU.) han conseguido por primera vez dirigir la transformación de células madre en células uterinas sanas que podrían utilizarse para tratar la endometriosis y el cáncer endometrial.

Blog pronacera endometriosisEl útero es un órgano en continuo cambio en el que cada mes las células proliferan, se diferencian, mueren y se renuevan siguiendo ciclos hormonales. En este proceso, el tejido que recubre las paredes internas del útero, o endometrio, se prepara para acoger y sustentar un embrión. Para ello actúan esencialmente dos hormonas: estrógeno y progesterona. ¿Pero qué ocurre si las células del endometrio son incapaces de detectar y responder a las señales que les dan las hormonas?

El estrógeno provoca que las células del endometrio se dividan y el grosor de la pared aumente. Posteriormente, cuando ocurre la ovulación, la progesterona es responsable de que se secreten ciertas sustancias para hacer el entorno más atractivo para el embrión. Por último, si no hay implantación, las paredes se desprenden y se inicia la menstruación. Si este proceso falla, pueden aparecer trastornos como la endometriosis. Seguir leyendo “Reprogramación de células: un paso más cerca de tratar una grave causa de infertilidad”