La fibromialgia y su relación con COVID-19

A finales de 2019 las autoridades sanitarias chinas informaban sobre un caso grave de un paciente con neumonía vírica bilateral aguda posiblemente relacionada con un virus de la familia de los Coronaviridae. Este era el comienzo de una de las peores pandemias que se recuerdan en la historia moderna y que aún sufrimos. Como consecuencia, se sucedieron una serie de medidas estrictas y con impacto directo sobre el estado de salud físico y mental de la población, como el confinamiento domiciliario, la restricción de la movilidad o la sobrecarga del sistema sanitario. Pero ¿qué impacto ha tenido este periodo en las personas con fibromialgia? ¿Cómo podría minimizarse? Para conocer esto, han de resolverse 3 preguntas clave:

¿Qué relación existe entre la COVID-19 y la fibromialgia?

Actualmente, disponemos de información limitada sobre la relación existente entre muchas afecciones médicas y el riesgo de enfermedad grave por COVID-19. En el caso particular de la fibromialgia se ha comprobado que por sí sola no aumenta las posibilidades de contraer COVID-19. Desafortunadamente, la COVID-19 sí puede agravar la condición de las personas que padecen fibromialgia.

¿Cómo afecta la COVID-19 a las personas con fibromialgia?

Varios de los síntomas vinculados a la COVID-19 ya son familiares a las personas con fibromialgia. «Muchos procesos víricos producen síntomas como cansancio, dolor muscular y articular, que ya los sufrimos por nuestra enfermedad y nos los agudizarían» explica Benita Nicolás, de la Asociación de Fibromialgia y Fatiga Crónica (ASAFA). Además, durante estos tiempos difíciles, los pacientes con fibromialgia son más propensos a la ansiedad. Esto puede empeorar su síndrome de dolor crónico, porque el estrés es la principal causa de los ataques de fibromialgia, lo que provoca un aumento de la fatiga, el dolor y la depresión.

¿Cómo se puede mitigar el impacto de la COVID-19 en la fibromialgia?

Para aliviar los síntomas del estrés asociados a la fibromialgia, es recomendado realizar lo siguiente:

  • Asegúrate de dormir bien

Para las personas que padecen dolores crónicos, dormir y descansar bien es fundamental puesto que tener malos hábitos de sueño puede causar más sensibilidad al dolor.

  • Evita la sobrecarga de información

Es necesario mantenerse actualizado, pero no estar constantemente expuesto a la información. Es recomendado elegir una hora del día para escuchar las noticias y utilizar las redes sociales de forma adecuada.

  • Mantén el ejercicio físico

Ya sea en casa o al aire libre, se recomienda el ejercicio aeróbico o el ejercicio cardiovascular. Realizar ejercicio durante 30 minutos al día al menos tres veces a la semana ayuda a aliviar el dolor y la rigidez de la fibromialgia. También puedes practicar yoga y tai chi, que combinan la respiración profunda con movimientos suaves que te permiten relajarte lo suficiente.

  • Cuida tu dieta

Evita la tentación de comer «comida basura» mientras estás en casa. Los alimentos azucarados y ricos en grasas aumentan la inflamación, mientras que una dieta a base de muchas frutas, verduras y aceites vegetales (como el Aceite de Oliva Virgen Extra) es una opción más saludable que ayuda con el dolor, la rigidez y la inflamación en las articulaciones.

  • Busca apoyo

El distanciamiento social puede alejarte de tus seres queridos, pero ¡recuerda que están a solo una llamada de distancia! Por ejemplo, puedes organizar una video-llamada con familiares y amigos. Por otro lado, los grupos de apoyo para la fibromialgia como las múltiples asociaciones de pacientes son otro lugar para encontrar personas que comprenden por lo que estás pasando y pueden brindarte el apoyo emocional que necesitas «durante y después de esta crisis». En el siguiente enlace de la Asociación de Fibromialgia de Gran Canaria (AFIGRANCA) podrás buscar la organización más próxima a tu lugar de residencia: http://afigranca.org/asociaciones-de-fm-en-espana/

  • Encuentra una distracción saludable

Concéntrate en tus pasatiempos y actividades para ayudar a disminuir la ansiedad y el aislamiento social. Ya sea pintando, haciendo jardinería, coloreando, haciendo álbumes de recortes o viendo tus series y películas favoritas, es importante que te ocupes en cosas que te agraden.

Recuerda que, cuanto más puedas controlar la ansiedad, mejores serán tus síntomas de fibromialgia. Intenta buscar rutinas dentro de tu día a día en casa y cuando salgas, no olvides tomar precauciones: usa mascarillas, lávate las manos y distanciamiento social.

¡Ánimo!

Referencias:

  1. Noticia: https://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=1206329
  2. Blanch-Rubió, J., Soldevila-Domenech, N., Tío, L., Llorente-Onaindia, J., Ciria-Recasens, M., Polino, L., Gurt, A., de la Torre, R., Maldonado, R., Monfort, J., & Group, T. (2020). Influence of anti-osteoporosis treatments on the incidence of COVID-19 in patients with non-inflammatory rheumatic conditions. Aging, 12, 10.18632/aging.104117. Advance online publication.
  3. National Institutes of Health, U.S. National Library of Medicine: ClinicalTrials.gov. Fibromyalgia during the COVID-19 pandemic.
  4. http://afigranca.org/asociaciones-de-fm-en-espana/