¡Cultivar óvulos humanos en el laboratorio ya no es solo ciencia ficción!

¡Cultivar óvulos humanos en el laboratorio ya no es solo ciencia ficción!
¡Cultivar óvulos humanos en el laboratorio ya no es solo ciencia ficción!
Califica esta publicación

Esta nueva técnica podría ser utilizada en el futuro para preservar la fertilidad en niñas que van a someterse a quimioterapia, radioterapia u otro tratamiento que pueda afectar negativamente a sus óvulos.

Tras el logro conseguido por un equipo de investigadores de la Universidad de Kyushu (Japón) de producir óvulos funcionales de ratón a partir de células madre; un grupo de científicos de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) ha obtenido por primera vez óvulos humanos maduros (en un estado de desarrollo idóneo para ser fecundados) a partir de óvulos inmaduros extraídos de los folículos ováricos (envoltura donde se almacenan los óvuloshasta su maduración).

Para la obtención de estos folículos aprovecharon la intervención de 10 partos elegidos por cesárea de mujeres sanas, donde se tomaron las biopsias de los ovarios. De esta forma, la maduración de los óvulos en el laboratorio tan solo tardó 3 semanas con respecto a la maduración natural en el cuerpo humano que suele tener una duración de unos 3 meses aproximadamente. El estudio fue publicado en la revista científica Molecular Human Reproduction.

Sin embargo, aún se debe demostrar que el método es seguro, comprobando que los óvulos obtenidos sean viables para su fecundación in vitro y que los embriones que se generen estén  sanos, dado que estos óvulos maduros no son completamente idénticos a los que produce el cuerpo. Además, es importante destacar que el proceso desarrollado no es del todo eficiente, puesto que de los 87 folículos extraídos, tan solo 9 óvulos alcanzaron la madurez apropiada.

A pesar de las limitaciones, este hallazgo nos acerca cada vez más a conocer con exactitud las distintas etapas del desarrollo del óvulo humano, y facilitará la investigación de nuevos tratamientos para la infertilidad y nuevas técnicas de medicina regenerativa.

Laura Romero Muñoz