Influencia del estres

En las últimas décadas han surgido diversas hipótesis que pretendían relacionar el estado de salud de la gestante con el desarrollo fetal y salud del futuro recién nacido. En cuanto a esto, distintos estudios han relacionado los niveles de estrés de la madre con un mayor riesgo de aborto y parto prematuro, además de dificultades en el parto. De la misma forma el estrés gestacional se ha relacionado con una disminución de peso en los recién nacidos y menor perímetro craneal, además de alteraciones en cuanto al metabolismo y sistema inmune del bebé.

Este estrés gestacional al que hacemos referencia está principalmente asociado a altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, cuya función es preparar al organismo en aquellos momentos de mayor activación en los que es necesario estar alerta (respuesta adaptativa). Sin embargo, en cuanto al recién nacido, esta hormona es esencial para la maduración pulmonar. Por tanto, la cantidad de hormona generada por la madre que, a su vez, es compartida con el bebé, debe ser tal que permita el normal desarrollo del mismo.

Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han demostrado recientemente una relación inversa entre los niveles de cortisol en la gestante durante el primer trimestre de embarazo y los niveles de la misma hormona en el recién nacido. Es decir, si la madre presenta altos niveles de esta hormona durante este período del embarazo puede predecirse que los niveles de cortisol en el recién nacido serán más bajos de lo normal. Sin embargo, el estudio realizado trata de ir más allá, comparando la gravedad de esta situación en mujeres que se han sometido a tratamientos de reproducción asistida y aquellas que han quedado embarazadas de forma natural. Para realizar dicha comparación evaluaron de forma conjunta los niveles de cortisol en un período de tres meses mediante muestras de pelo y los niveles de estrés percibido por la madre a través de cuestionarios.

En relación a los resultados obtenidos, aquellas mujeres que se habían sometido a tratamientos de reproducción asistida presentaban altos niveles de cortisol durante el primer trimestre y altos niveles de estrés percibido en el tercer trimestre y en el período post-parto; mayores ambos que los observados en mujeres que habían quedado embarazadas de forma natural. En cuanto a esta diferencia, resulta fácil encontrar los distintos motivos por los que aquellas que se han sometido a un tratamiento de reproducción asistida presentan un mayor nivel de estrés pues estas se han sometido a diversos tratamientos médicos, revisiones ginecológicas, tratamientos hormonales, la experiencia de la infertilidad, etc. También se tomaron muestras de pelo de los recién nacidos para estudiar el impacto de los niveles de estrés en la madre. Con ello se observó que aquellos pertenecientes al grupo de mujeres que se habían sometido a tratamientos de reproducción asistida presentaban niveles de cortisol más bajos de lo habitual, además de que presentaron una menor longitud al nacer.

Estos resultados confirman los efectos del estrés gestacional, especialmente en aquellas madres que han recibido tratamientos de reproducción asistida, por lo que se hace esencial el control de estas variables durante el embarazo, de forma que sea posible asegurar un desarrollo saludable del recién nacido. En aquellos casos en los que se detecten altos niveles de estrés en la madre sería necesario tomar las medidas apropiadas tales como grupos de apoyo psicológico o incluso el tratamiento necesario para reducir los niveles de esta hormona.

Lucía Reseco Calderón

Referencias:

  • https://www.diariomedico.com/especialidades/salud-mental/el-estres-en-el-primer-trimestre-de-la-gestacion-impide-que-el-recien-nacido-libere-una-hormona-clave-para-su-salud.html
  • R. A. Caparros-gonzalez, B. Romero-gonzalez, H. Strivens-vilchez, R. Gonzalez-perez, O. Martinez-augustin, and M. I. Peralta-ramirez, “Hair cortisol levels , psychological stress and psychopathological symptoms as predictors of postpartum depression” PLoS One, 2017.
  • R. A. Caparros-gonzalez, B. Romero-gonzalez, J. M. Quesada-, R. Gonzalez-perez, J. C. Marinas-lirola, M. I. Peralta-, R. Gonzalez-perez, J. C. Marinas-lirola, and M. I. Peralta-ramírez, “Maternal hair cortisol levels affect neonatal development among women conceiving with assisted reproductive technology” J. Reprod. Infant Psychol., 2019.
  • M. A. G. Id, M. I. Peralta-ramirez, L. Arco-garcia, B. R. Id, R. A. Caparros-gonzalez, N. Saez-sanz, M. Santos-ruiz, E. Montero-lopez, A. Gonzalez, and R. Gonzalez-perez, “Hair cortisol concentrations in a Spanish sample of healthy adults” PLoS One, 2018.
5 (100%) 1 vote[s]